Microrrelato de Mariana Frenk: Fábula

Como regalo de Reyes Magos os dejo este magnífico relato de Mariana Frenk, titulado “Fábula”. Mariana Frenk (Hamburgo, Alemania, 1898 – Ciudad de México, 2004) fue una escritora y traductora a quien se recuerda, en gran medida, por haber traducido al alemán los libros de Juan Rulfo (Amazon).

De origen judío sefardí, partió de Alemania con su familia en 1930, huyendo del ambiente nazi (Hitler tomarían el poder tres años después), y se estableció en México hasta su muerte.

FÁBULA. Microcuento de Mariana Frenk

Un caracol deseaba volverse águila. Salió de su concha, trató muchas veces de lanzarse al aire y cada vez fracasó. Entonces quiso volver a su concha.

Pero ya no cabía, pues habían empezado a crecerle las alas.

Comentario

Entiendo que el microrrelato «Fábula», de Mariana Frenk, se lee con ojos positivos, como si fuera una lección de vida. La historia viene a decir algo así como: “No hay nada imposible si lo intentas con todas tus fuerzas”. Sin embargo, esta minificción me genera más desazón que optimismo, porque en el momento en que concluye hemos de aceptar que, en su literalidad, el caracol ni puede regresar a su concha ni puede (¿aún?) volar. Sí, es posible que le siga creciendo las alas y en el futuro acabe por volar, ¿pero qué ocurre si esa evolución ya se ha estancado y, por tanto, no es caracol ni es águila?

¿Es este un microrrelato de autoayuda, por así decirlo, o es un microrrelato sobre lo absurda e injusta que puede ser la vida? ¿Debemos ver el vaso medio lleno o medio vacío?

Espero vuestros comentarios. :–)

Francisco Rodríguez Criado, escritor y corrector literario

In extrema res. Otra forma de comenzar una narración

El paréntesis. Un signo de puntuación discreto que conviene saber usar

corrector de estilo, presupuesto

¿Qué es la sinestesia? Ejemplos

1 comentario en «Microrrelato de Mariana Frenk: Fábula»

  1. Yo veo un aviso sobre los puntos de no-retorno. Una vez tomada una decisión hay veces en que no podremos ir hacia delante ni dar para atrás. Y hay que asumir el riesgo de quedar varado en ninguna parte.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.