El corrector de estilo más joven de la Historia

Resulta que señor Mario quiere ser lo que su padre: corrector de estilo. Pero no quiere serlo cuando sea mayor, cuando tenga 25 años, 20 años, 18 años… No, quiere serlo ahora (con solo siete años), porque los Mundiales de Fútbol comienzan este domingo y aspira a comprarse el álbum con el dinero que gane haciendo las correcciones.

Así, ya con el álbum en su poder, podría pegar los cromos de esos futbolistas de los que me da el parte cada día, todo entusiasmo, cuando sale del colegio. “¡Rafa tiene a Mbappé!”. “¡Jacobo tiene ‘al Bicho!’ [Cristiano Ronaldo]. “¡El Abuelo que tiene mano a ver si me consigue a Messi!”… Futbolistas muchas veces no tan famosos, de los que yo nunca he oído hablar y él, aún menos. Futbolistas a los que no verá jugando en el Mundial, pues estará demasiado ajetreado en su habitación, comprobando con inquietud cuántos cromos le faltan para completar su álbum. Ese álbum que, por extraños vasos comunicantes, une con pasión el fútbol, las letras y la inocencia. Ese álbum inconcluso que alguna vez, cuando sea mayor, le recordará que a los siete años, en los luminosos días de la infancia, quiso ser el corrector de estilo más joven de la Historia.

Francisco Rodríguez Criado es escritor y corrector de estilo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.